-
-
1 048 m
373 m
0
2,0
4,0
8,0 km

Obejrzane 3777 razy, pobrane 120 razy

w pobliżu Lafuente, Cantabria (España)

Sierra de arria (Cantabria) Ruta organizada por el GAE Club Nevada de Palencia
MACIZO DE ARRIA (VALLE DE LAMASÓN-CANTABRIA)
El Valle de Lamasón, acotado por Peña Sagra y Polaciones al S, Peñamellera (Asturias) y Herrerías
(Cantabria) al N, Peñarrubia al O y Ríonansa al E, vertebrado por los ríos Lafuente y Lamasón, de
accidentado terreno donde predominan los suaves montes, aprovechados para pastos alternando
con los hayedos y abedulares junto a complejos kársticas como Arria, fue uno de los municipios
constituciones fundadores de la provincia de Santander, actual Comunidad de Cantabria.
Partimos del pueblo de Lafuente (334 m.), junto a su iglesia románica del S. XII, dedicada a Santa Juliana, es el mejor ejemplo
del románico de la Comarca del Saja-Nansa, cruzamos la carretera CA 282, comunica Puentenansa con La Hermida, bordeamos
el viejo molino en dirección a la hermosa cascada que cae de una surgencia en medio de una rocosa pared, junto al puente
que cruza el arroyo que forma esta cascada sale a la derecha un viejo sendero (347 m.), hoy apenas transitado pero que otros
tiempos era el acceso a los pastizales de Arria, paralelo a otro regato nos lleva hasta la pista asfaltada (372 m.) que finaliza
en el cementerio, continuamos ascendiendo encajonados entre una plantación de eucaliptos a la derecha y abandonados
pastizales a la izquierda, durante un corto trecho los eucaliptos nos impiden disfrutar de las hermosas vistas del Valle de
Lamasón, los helechos, tojo y aisladas encinas son la vegetación predominante que sustituye a estos controvertidos árboles, la
estrecha senda nos va aproximando a las verticales paredes de la cara sur del macizo, en las que podemos ver la enorme boca de la Cueva de los Moros, cuentan leyendas locales que éstos habitaron en ella, con algún falso llaneo
vamos ganando altura con la referencia de un picacho con una encina en su cumbre hacia donde dirigimos nuestros pasos, el empedrado zig-zags le bordea (570 m.), cruzando a continuación una amplia y herbosa canal, con la
carretera que viene de Venta Fresnedo y el río Lamasón a nuestros pies y el altivo Poo enfrente, una caliza pared y una alambrada nos cortan el paso, ambas las franqueamos con una escalera situada en la portilla (699 m.),
ascendemos unos metros más hasta el Collado de la Portilla (710 m.) que nos da paso a una braña, con tres cabañas, situada en una hondonada, bajamos hasta el fondo (696 m.) cruzamos el desagüe de un manantial y una pared
de roca y árboles cierran al O la hoya por lo que para salir de aquí nos toca buscar entre las afiladas rocas el mejor camino que nos vaya ascendiendo hacia el pico que tenemos delante, a media ladera localizamos unos hitos (750
m.) de entrada a una trocha y sedo que le bordean por la izquierda hasta una colladina (770 m.) y nueva hoya con charca (760 m.), que rodeamos para volver a subir (770 m.), la trocha nos lleva hasta un paso en un pequeño
roquedo, continuamos por terreno herboso a un nuevo collado (784 m.) y a bajar a otra dolina (777 m.) y nuevo repecho para faldear la ladera S del Arria, pasamos por la cabecera de una canal (836 m.), rodeamos una hoya (839
m.) más y tras una corta subida (849 m.) alcanzamos el borde de una empinada canal que nos impide continuar, a la derecha sale un sendero entre rocas por el que subimos a lo alto del cordal (922 m.), extraordinarias vistas tanto
del valle como de Peña Sagra, Picos de Europa, de la mayor parte del Macizo de Arria o la línea de costa de Tina Mayor y Menor, entre otros.
Descendemos hasta un collado (877 m.), en dirección O y NO cruzamos una majada, con las ruinas de una cabaña y un muro de piedra a la izquierda, ya en prolongada ascensión pasamos por otra cabaña (922 m.), también en
ruinas, y un collado (944 m.) más, al O el sendero nos lleva derechos al Arria o Cueto del Castillo (1004 m.), sin vértice ni mojón que la identifique salvo la cresta de puntiagudas rocas que la coronan, las panorámicas, algo más
extensas, son similares a las que hemos disfrutado en la anterior cumbre. El sendero de bajada transcurre entre rocas hasta una brecha (956 m.) en la que tenemos dos opciones: subir al Pico Rocas (983 m.) por pisado sendero si
somos capaces de encontrarle entre la maraña de vegetación que le camufla, más precaución y atención requiere su bajada al Collado Tolaco en la que al tupido y molesto matorral se le unen la abundancia de rocas y los posibles
agujeros ocultos entre éstas, la otra opción, más fácil y relajada, aunque no exenta de bajada y subida, es descender por sendero-trocha en dirección al invernal situado en la ladera septentrional del Pico Rocas, sin llegar al vallado, le
faldeamos a la altura de un bosquete (809 m.) donde cambiamos de dirección dirigiéndonos al S, así como el descenso por el ascenso al Collado Tolaco (884 m.), a la derecha el Pico La Cueva, un sendero le faldea por el S, en el
que se alternan el piso herboso, empedrado y terroso, desciende en zig-zag hasta una zona rocosa, donde en dirección O se dirige hacia el Collado de Hoz atravesando una amplia zona de pastizal y breña quemada, pasadas unas
rocas abandonamos este sendero para bajar “a cañón” en dirección a la plantación de eucaliptos, que dejamos a la derecha, pasamos una alambrada y alcanzamos una pista (505 m.) por la que seguimos bordeando el depósito del
agua y con un regato a la derecha finalizando en una pista hormigonada (450 m.), junto a un puente, seguimos por la izquierda entrando en Burio, seguimos por la segunda calle (440 m.) a la derecha hasta una casa (438 m.) que
rodeamos también por la derecha, seguimos por el sendero de la izquierda, pasada la huerta anexa a ésta, y tras cruzar varios prados y pasar por debajo de un roquedo entramos en Los Pumares (354 m.), pasamos por las antiguas
escuelas reconvertidas en albergue, en la plaza seguimos por la calle de la izquierda que nos lleva hasta la carretera CA 282 (345 m.) la cruzamos para seguir por la pista que va a Lafuente, a lo largo de su recorrido podemos
observar algunas muestras de la arquitectura rural de la zona, al final de la pista a la izquierda tenemos la Casa de la Corralada (330 m.), amurallada con un bello arco de entrada orlado con escudo de armas y dos toscas figuras a
derecha e izquierda datadas en 1625 y con la inscripción en la de la mujer “Cuantos pasan que no vuelven”, quizás aludiendo a los que conducían al cementerio, escasa subida y de nuevo en la iglesia (334 m.) de la que partimos y
donde damos por finalizado este circuito por el Macizo de Arria.

1 comment

  • Zdjęcie rafern92

    rafern92 2018-12-18

    ¿Seguro que ese camino accidentado por doquier que describes más 876 m de desnivel acumulado constituyen una marcha "fácil"?

You can or this trail