• Zdjęcie CAÑÓN CARACENA Y ENCINA DE VALDERROMÁN
  • Zdjęcie CAÑÓN CARACENA Y ENCINA DE VALDERROMÁN
  • Zdjęcie CAÑÓN CARACENA Y ENCINA DE VALDERROMÁN
  • Zdjęcie CAÑÓN CARACENA Y ENCINA DE VALDERROMÁN
  • Zdjęcie CAÑÓN CARACENA Y ENCINA DE VALDERROMÁN
  • Zdjęcie CAÑÓN CARACENA Y ENCINA DE VALDERROMÁN

Czas  6 godzin

Współrzędne 2175

Uploaded 10 lutego 2013

Recorded lutego 2013

-
-
1 245 m
1 038 m
0
3,8
7,7
15,33 km

Obejrzane 3512 razy, pobrane 78 razy

w pobliżu  Tarancueña, Castilla y León (España)

Marcha realizada por el grupo de senderismo SERMAR (guía Jose (Pude)).
Llegamos cerca del municipio de TARANCUEÑA viniendo desde Montejo de Tiermes por la carretera SO-135 y nada más pasar el puente sobre el río Caracena, iniciamos nuestro camino por una pista de tierra que sale a nuestra izquierda.
Caminamos por esta pista junto a las eras convertidas en campos deportivos dejando el pueblo un poco más arriba a la derecha y el río Caracena a la izquierda.
Pasado el pueblo el camino está marcado como el GR 86, denominado Sendero Ibérico Soriano, con marcas rojas y blancas.
Avanzamos durante unos 3 kms hasta llegar a unas construcciones ahora algo rehabilitadas que son los antiguos MOLINOS. Aquí se acaba la pista y comienza un sendero a nuestra derecha por el que seguimos hasta vadear por primera vez el río a unos 5 kms desde el inicio. Tendremos que vadear el río varias veces hasta llegar a Caracena.
En todo el cañón hay un gran contraste de colores. En la roca aparecen colores rojos, negros, amarillos… La vegetación está formada por la típica de rivera con cañizos, sauces, mimbreras y por plantas aromáticas como el tomillo, la sardinilla y el espliego que hacen que al caminar surjan una cantidad de olores.
Un km más adelante (6 kms desde el inicio) se abre la zona más impresionante de todo el cañón, se trata de la zona denominada LOS TOLMOS que son unos enormes riscos de piedra caliza que están llenos de oquedades. Aquí se localiza el yacimiento de Los Tolmos, su cronología, obtenida por carbono 14, se sitúa en torno al 1430 a.C. Este yacimiento sirve de enlace de las dos etapas, el Campaniforme del Bronce Antiguo y el horizonte cultural Cogotas I del Bronce Final. Se trata de un asentamiento estacional (primavera y verano) y se han encontrado restos de cabañas de planta ovalada y dos enterramientos, uno individual y otro triple, donde los cadáveres estaban depositados en una fosa, con las piernas flexionadas, las cabezas vueltas hacia atrás y desprovistos de ajuar.
Desde aquí seguimos las indicaciones del GR porque bordeando el Tolmo nos encontramos un bonito arco formado por la roca calcárea por el que pasamos para continuar la marcha.
Continuamos por el cañón y pronto empezamos a vislumbrar la iglesia románica de Santa María y cuando ya llevamos unos 7,7 kms desde el inicio, vadeamos de nuevo el río y comenzamos una pequeña ascensión para alcanzar la plaza de CARACENA dejando atrás el hermoso cañón.
En el centro de la plaza de Caracena nos encontramos un rollo de justicia que proclama el antiguo carácter jurisdiccional de la villa, es de estilo barroco y según la inscripción labrada en él, está fechado en 1738.
La que fue una importante villa y centro comarcal se encuentra semiabandonada y ruinosa. En 2010 la población ascendía a 23 habitantes, 17 hombres y 6 mujeres.
Como restos de su esplendor medieval pueden verse todavía algunos paños y cubos de la muralla del siglo XII que circundaba la población; el Puente Cantos, románico de la misma época que las murallas, por donde se ingresaba en el recinto; la cárcel, otra indicación del ejercicio de la justicia que allí se practicaba; el hospital de pobres que todavía luce los despojos de su bien tallada sillería, como la que forma un bonito arco conopial sobre una de sus ventanas, y el ya citado rollo de justicia.
Pero sobre todo lo anterior destacan meritoriamente tres realizaciones de su arquitectura militar y religiosa: el castillo y las iglesias románicas de Santa María y San Pedro.
La iglesia de Santa María del s. XII, posee dos portadas románicas, pero lo más interesante son dos ventanas una con doble arquivolta y la otra con una celosía formando un reticulado entrelazado.
Pero de mayor importancia es la iglesia románica de San Pedro que por sus valores históricos y artísticos fue declarada Monumento Nacional el 23 de diciembre de 1935. Siguiendo nuestro camino, salimos desde la plaza y continuamos por la “calle principal” hacia la parte más elevada del pueblo llegando a la citada Iglesia de San Pedro que conserva una de las galerías porticadas (atrio) más bellas de la provincia. Los elementos más destacados son el haz de cuatro fustes torsionados y la excelente factura de sus capiteles.
Desde la misma iglesia de San Pedro, nuestro itinerario sigue hacia el Suroeste ascendiendo por un ancho camino. La loma por la que vamos separa dos barrancos; a nuestra izquierda queda el Barranco de los Pilones y a la derecha el Barranco de las Gargantas. Casi sin darnos cuenta y al rebasar el cambio de rasante, la estampa que se nos ofrece del Castillo de Caracena es bellísima.
La fortaleza tuvo un papel relevante en los enfrentamientos entre los Reyes Católicos y Juan de Tovar que era el señor de la villa durante el siglo XV. El castillo está formado por dos recintos, el bloque principal es una planta trapezoidal que albergaría diferentes estancias, el patio de armas y el aljibe. Sus esquinas se rematan con cubas cilíndricas mientras que la puerta está flanqueada por torres cuadradas donde el elemento más destacado es la Torre del Homenaje. Adaptada a su perímetro se construyó una muralla exterior en la que se disponen de once torres circulares y huecas preparadas específicamente para la artillería. La defensa se completaba con una barbacana o estructura externa donde se sitúa el acceso a todo el conjunto y un foso artificial.
Dado que nuestra intención es ver la encina de más de 800 años de Valderromán, desde aquí se nos presentan dos opciones.
Una es continuar de frente siguiendo por el ancho camino que tiene el aliciente, nada despreciable, de contemplar de frente el Macizo de Ayllón y sus nieves, y a nuestras espaldas el Moncayo, y cuando estemos cerca de Valderromán giraríamosa nuestra derecha por una pista para caminar 1,5 kms hasta la encina y luego regresar (total 3 kms.)
O bien, la opción que nosotros tomamos, que fue rodear el castillo y bajar por una fuerte pendiente hasta el Barranco de las Gargantas. Continuamos caminando por el lecho de este barranco durante 3.3 kms entre zarzas, sabinas y encinas. El camino no es complicado, si bien hay que ir salvando zonas de más vegetación, a veces por una ladera, a veces por la otra y básicamente caminando por el lecho del barranco (lógicamente en días de lluvia es imposible caminar por aquí).
Alcanzados los 3,3 kms. tenemos que empezar a ascender por la ladera de la derecha, no hay ninguna indicación, por lo que si no se conoce muy bien el lugar habrá que dejarlo a la propia intuición. Una vez hayamos ascendido la ladera llegamos a las ruinas de unas construcciones de piedra y desde aquí a una pista que comunica Valderromán con la carretera SO-V-1601.
Aquí nos encontramos este gigante vegetal que tiene más de 800 años y que según dicen es una de las encinas más viejas de España y la más vieja de Castilla.
Continuamos por la pista, en dirección SW caminando entre encinas y sabinas, pasamos por la granja conocida como Las Tainas de la Carrasca, hasta llegar a enlazar con el camino que viene desde Caracena y que dejamos tras pasar el castillo. Giramos a nuestra derecha y llegamos al cruce de Valderromán. Nosotros continuamos a la izquierda por la carretera asfaltada hasta llegar al cruce con la SO-135, donde finaliza nuestra marcha.
Lógicamente si se quiere hacer la ruta circular siempre se puede continuar por la SO-135 hasta Tarancueña, son otros 5,5 kms.

Komentarze

    You can or this trail