Czas  jedna godzina 59 minut

Współrzędne 215

Uploaded 15 sierpnia 2014

Recorded sierpnia 2014

-
-
642 m
522 m
0
0,6
1,3
2,58 km

Obejrzane 2289 razy, pobrane 65 razy

w pobliżu Saleres, Andalucía (España)

Ruta corta y fácil como barranquismo, pero no es senderismo, en todo caso ruta acuática.

De los varios tracks que hay de este barranco hay división de opiniones en cuanto a la dificultad. Sin lugar a dudas no es senderismo familiar ni siquiera para personas acostumbradas a las vías verdes.

Nosotros la hicimos en descenso, porque así se hace el barranquismo. Subiendo puede ser dificultoso trepar por alguna cascadilla. Bajando siempre se puede recurrir al deshonroso, pero eficaz "arrastrarculo", sobre todo en las rocas calcáreas duras como el mármol, que son más escurridizas.

También se escurre en el barro en algunos puntos.

Lo máximo que te puedes mojar es por encima de la rodilla en alguna pequeña poza, por lo tanto el calzado debe tener buen agarre, buena suela y que se pueda mojar.

Se aconseja casco para evitar algún golpe contra la pared o las rocas del suelo en caso de caída y, por supuesto, caída de piedras desde arriba.

INICIO DE LA RUTA
La ruta empieza en el aparcamiento del cementerio de Saleres, justo antes de entrar en el pueblo queda a la izquierda.
https://goo.gl/maps/CzdB32ZvoEL4432n7

Pasado Padul la salida 153 (Albuñuelas, Cónchar, Cozvijar, Dúrcal)

GR-3208 hasta el cruce Albuñuelas-Saleres que se toma la GR-3300

GEOLOGÍA DEL VALLE DE LECRIN

La ruta ha transcurrido por un mar interior (cuenca) rodeado por montañas, principalmente Sierra Nevada. Las tierras que hemos pisado eran el fondo de ese mar, formado por rellenos de materiales (rocas/piedras, arcillas, arenas) arrastradas por las lluvias torrenciales y los terremotos desde la montaña hace unos ocho millones de años.
La zona de Murchas, Saleres, Albuñuelas era la línea de costa donde había unos arrecifes de poca profundidad con corales, ostras y otros seres marinos en un clima tropical. Cerca de esta costa había una gran isla llamada Tórtola.

CUENCA DE GRANADA
La Cuenca de Granada es la segunda cuenca neógena intramontañosa más grande de la cordillera bética (por detrás de la cuenca de Guadix-Baza). Su relleno comienza a final del Tortoniense (8.5 Ma), con calcarenitas de carácter marino y margas en las facies más distales. Estos sedimentos sellan el contacto entre las Zonas Internas y Zonas Externas de la cordillera.

En el Tortoniense terminal (7.2 Ma) potentes depósitos de evaporitas (yesos y sales) indican el paso de condiciones marinas a una sedimentación de carácter continental. Este cambio en el tipo de sedimentación, se debe a un levantamiento progresivo de toda la región. El relleno continental de la cuenca continua durante el Messiniense con sedimentos de carácter lacustre. Las secuencias sedimentarias del Plioceno y Pleistoceno están marcadas por el depósito de conglomerados localmente intercalados con carbonatos palustres.

ARRECIFES CORALINOS
Arrecife, en terminología náutica, es una roca, banco de arena, o cualquier otro elemento que yace unos 10 metros o menos bajo la superficie del agua durante marea baja. Muchos arrecifes son el resultado de procesos abióticos —deposición de arena, erosión de olas planeando afloramientos rocosos, y otros procesos naturales— pero los arrecifes más conocidos son probablemente los arrecifes de coral formados en procesos bióticos dominados por corales y algas calcáreas.

Arrecifes bióticos tienen su origen en organismos vivos, o los restos de los mismos. Existe una variedad de tipos de arrecifes bióticos, incluyendo arrecifes de ostras, pero los más extensos y ampliamente distribuidos son los arrecifes de coral tropicales. Aunque los corales son los principales contribuyentes a la estructura que comprende un arrecife de coral, los organismos que más son responsables del crecimiento del arrecife frente al constante asalto de las olas oceánicas, son las algas calcáreas, sobre todo las especies de algas coralinas.

Grupo de fósiles
• Algas calcáreas
• Cnidarios
• Moluscos bibalvos
• Equinoideos

Arrecifes de corales y ostras de edad Mioceno medio (Langhiense) desarrollados en un contexto de plataforma abierta, por delante de una zona de "shoals" (bajíos submarinos arenosos). El coral dominante es Heliastrea, aunque se encuentran tambien Tarbellastraea, Porites y Mussismilia. Las ostras son del genero Hyotissa y están adosadas en posición de vida directamente a los corales. Las construcciones corresponden a pequeños parches más o menos dispersos.

Arrecifes del Tortoniense inferior en la Cuenca de Granada

1) Al norte de Albuñuelas, en la zona meridional de la Cuenca de Granada, aflora una unidad sedimentaria de edad Tortoniense inferior en la que aparece un arrecife de coral asociado a bancos de ostras. Esta unidad se depositó en una zona costera en la que descargaba un río procedente de un relieve bético emergido situado al norte
2) El arrecife de coral es un pequeño cuerpo lenticular formado por colonias hemisféricas de Tarbellastraea y Porites, intensamente perforadas por Lithophaga, que descansan sobre grandes ostras previamente instaladas sobre conglomerados. En sedimentos más distales, arenas y limos, crecieron bancos de Ostrea edulis. Mar adentro se formaron concentraciones de turritellinos.
3) Puede observarse un fuerte gradiente tafonómico en todas las bioconstrucciones, con un rápido incremento de la desarticulación y fragmentación de restos hacia la costa.
4) El predominio de constructores heterótrofos, la elevada densidad de bioperforación de los corales, la abundancia de bulimininos en las asociaciones de foraminíferos bentónicos y las altas concentraciones de turritellinos indican elevados niveles de nutrientes en el medio sedimentario.
5) La presencia de corales hermatípicos registra la existencia de una fase climática cálida en el Tortoniense inferior en el Mediterráneo occidental durante el Neógeno superior en el sureste de la Península Ibérica hay una alternancia de periodos cálidos, en los que crecieron arrecifes de coral, y periodos más fríos, en los que sólo se depositaron carbonatos templados en las plataformas someras de las cuencas marinas

http://www.adurcal.com/enlaces/mancomunidad/geodiversidad/murchas.htm http://waste.ideal.es/pantanodebeznar.htm http://servidorgeodin.ugr.es/excursionesgeologicas/ruta1/parada5_es.html
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=140405


DOCUMENTACIÓN HISTÓRICA
El nombre del barranco de Luna viene de un hecho histórico en el que participó Antonio de Luna, donde fueron derrotados por los moriscos
La Rebelión de los Moriscos en el Valle de Lecrín
http://www.adurcal.com/enlaces/cultura/zona/historia/castillos/moriscos/carvajal.htm

"De una entrada que don Antonio de Luna hizo en el valle de Lecrín, donde murió el capitán Céspedes, y de algunos recuentros que hubo estos días con los enemigos a la parte de Salobreña

Habíanse vuelto los vecinos de Pinillos del Valle a sus casas estos días, y como hubiese entre ellos algunos moros de guerra que hacían daño, don Juan de Austria mandó a don Antonio de Luna que con las compañías que estaban alojadas en la vega de Granada, y tomando de camino alguna gente de la que estaba en el presidio de Tablate, fuese a dar una alborada sobre aquel lugar, el cual recogió tres mil y docientos infantes y ciento y veinte caballos, con que llegó a Tablate la víspera de señor Santiago. Y porque no halló allí al capitán Céspedes, cabo y gobernador del presidio, que era ido a uno de los lugares reducidos allí cerca, dejó orden al capitán Juan Díaz de Orea que en viniendo le dijese que dos horas antes que amaneciese enviase dos compañías de infantería de tres que allí tenía por el camino derecho de Pinillos, y fuesen a amanecer sobre el lugar, porque lo mesmo haría él con toda la otra gente. Y porque entendió que los moros que le habían visto llegar estaban sobre aviso para desmentir las espías, acordó de volverse por donde había venido, para que entendiesen que era escolta que había traído bastimentos, y se volvía a Granada; y se fue a emboscar aquella noche en lo de Béznar, hasta que vio que le quedaba de la noche el tiempo que había menester para ir a amanecer sobre Pinillos. Apenas se había vuelto don Antonio de Luna, cuando el capitán Céspedes vino a Tablate, y vista la orden que había dejado, quiso ir él con la gente, no embargante que algunos amigos le aconsejaron que no hiciese la jornada, pues no tenía orden de don Juan de Austria para ello, ni estaban bien él y don Antonio de Luna. Otro día de mañana, que fue la fiesta de señor Santiago, a 25 de julio, al reír del alba, se halló toda nuestra gente sobre el lugar de Pinillos; mas no se pudo hacer el efeto, porque estaban los moros avisados y habían subídose con sus mujeres y hijos a las sierras. Y viendo que había errado el tiro don Antonio de Luna, dio vuelta hacia los lugares de las Albuñuelas y Salares, y llegando a Restával, que todos estos pueblos están juntos, ordenó al capitán Céspedes que fuese por el camino arriba que sube hacia las Albuñuelas, con docientos arcabuceros, y con él Francisco de Arroyo con los soldados de la cuadrilla de Pedro de Vilches, y él con toda la otra gente pasó al lugar de Salares, a fin de cercar aquellos dos lugares a un tiempo. Llegando pues el capitán Céspedes a lo alto de la sierra que está entre Restával y las Albuñuelas, vio estar un golpe de moros en un cerro redondo que está a la mano izquierda en medio de un llano, y a las espaldas dél tenían las mujeres, bagajes y ganados en el valle de la sierra que está sobre Restával. Dejando pues el camino que llevaba, y enderezando hacia ellos, los tiradores comenzaron a trabar escaramuza, y a la primera rociada le dieron un escopetazo por los pechos, que le pasó un peto fuerte que llevaba, y le derribó muerto en tierra. Acudieron tantos moros de los que andaban derramados por aquellas sierras sobre los cristianos que con él iban, que hubieron de retirarse desordenadamente, dejando muertos algunos soldados, y entre ellos uno llamado Narváez de Jimena, que peleó este día como buen español al lado de su capitán por retirarle. No pudo don Antonio de Luna socorrerlos, hallándose de la otra parte de un barranco que se hace entre los dos cerros, y la caballería que estaba abajo en el río con don Álvaro de Luna, su hijo, se retiró luego desbaratada. Algunos dijeron que don Antonio de Luna no había querido socorrer al capitán Céspedes, mas no se debe presumir semejante crueldad en caballero cristiano, ni aunque le socorriera llegara a tiempo de poderle salvar la vida, porque le mataron luego como comenzó la escaramuza; antes se entendió haber sido causa de su muerte su demasiado ánimo y quererse meter donde estaban los moros de todo el valle, por ventura con deseo de hacer algún efeto importante. Finalmente, don Antonio de Luna no quiso pasar el barranco que estaba entre él y el cerro de la escaramuza; el cual, habiendo saqueado a Salares, juntó los capitanes a consejo para ver lo que se haría; y después de haber dado y tomado gran rato sobre ello, viendo que el número de los moros crecía, se fue retirando la vuelta del Padul por diferente camino del que había llevado, quedando el capitán Lázaro de Heredia, esforzado mancebo, de retaguardia con su compañía para recoger la gente, que venía medio desbaratada. Los moros siguieron el alcance todo lo que les duró la aspereza de la tierra, que no osaron pasar adelante por miedo de los caballos, y volviendo a Salares, mataron algunos soldados que se habían quedado saqueando las casas. El alférez de Céspedes se hizo fuerte en la iglesia con tres soldados, y se defendió allí tres días hasta que les pusieron fuego y los quemaron dentro. Solamente llevaron los escuderos algún ganado que toparon desmandado, y cantidad de bagajes y ropa que sacaron del lugar y seis moras captivas. El suceso deste día puso mayor ánimo a los alzados, y luego la semana siguiente, yendo el alférez Moriz con la infantería de la ciudad de Trujillo, cuyo capitán era Juan de Chaves de Orellana, acompañando una escolta que iba del Padul a Tablate, el Macox envió trecientos escopeteros a esperarla en el barranco de Talará, y saliendo de una emboscada en que se había metido, la desbarataron, y mataron al alférez y a todos los soldados que iban con ella; mas luego envió don Juan de Austria otra más a recaudo con el capitán Íñigo de Arroyo Santisteban y Pedro de Vilches, Pie de palo, los cuales dejando el paso de Talará, donde se entendía que estarían los moros, fueron de parte de noche a pasar por otro paso más arriba, que llaman de los Nogales, y los burlaron de manera, que cuando era de día estaban de la otra parte del barranco, y llegaron seguramente a Tablate, donde quedó la mitad del bastimento, y la otra mitad llevó el capitán Gaspar de Alarcón, que vino por ello desde Órgiba. No mucho después se mandó sacar el presidio de Tablate, y se pasó a Acequia, lugar más conveniente para la seguridad del camino y de las escoltas."

http://www.adurcal.com/enlaces/cultura/zona/historia/castillos/moriscos/carvajal.htm#Albu%C3%B1uelas_

View more external

Waypoint

Naranjal

Waypoint

Cañaveral

Waypoint

Troncos

Waypoint

Cahorros

Waypoint

Barranquismo

Waypoint

Retroceso. Fósiles

Waypoint

Grandes olivos

Waypoint

Sendero a derecha del río

Waypoint

Cementerio de Saleres

Komentarze

    You can or this trail