-
-
651 m
507 m
0
1,2
2,5
4,95 km

Obejrzane 1 razy, pobrane 0 razy

w pobliżu  Alquézar, Aragón (España)

Sin duda una de las rutas que más popularidad está alcanzando en los últimos años en nuestra comunidad. Ampliada y rehabilitada recientemente, "sobrevuela" el cauce del río Vero por unas pasarelas de metal incrustadas en la roca. Sin embargo este éxito ha traído una excesiva afluencia de visitantes los fines de semana o los festivos, lo que conlleva que en ocasiones debamos circular en romería de fila de a uno por el sendero. Mi primer consejo sería por tanto elegir fechas fuera de temporada, o incluso esperar a hacerla por la tarde, después de comer tranquilamente en Alquezar, para no coincidir con el grueso de visitantes.

Antes de empezar hay que repasar las medidas de seguridad y comportamiento que propone el panel informativo; casco recomendable por las piedras que puedan caer al cañón, no llevar perros, evitar carros o mochilas de grandes dimensiones y llevar a los niños vigilados, pues el sendero está bastante expuesto a caídas en muchos puntos. Y yo aún añadiría una más; empezar la ruta con las necesidades hechas, o al menos con una bolsa de basura para meter los kleenex si finalmente no queda otro remedio que proceder durante el camino. Y es que no recuerdo haber visto nunca tanto pastel y tanto pañuelo de papel como en este recorrido.

Empezamos bajando al cañón del río por un sendero estrecho. A la izquierda veremos las paredes de la exigente zona de escalada de Alquézar y si tenemos suerte, a algún deportista trabajándose alguna de las vías. El sendero es empinado y en algunas zonas hay pasamanos. Si está mojado puede ser muy resbaladizo, ya que la roca está muy "lavada" del paso de la gente.

Una vez llegamos al fondo del cañón podemos desviarnos unos metros y visitar la cueva de, al otro lado del cauce del río. De vuelta a la ruta empezaremos las espectaculares pasarelas, que harán las delicias de los peques. Son tramos aéreos pero bien protegidos,aunque mejor no confiarse e ir con cuidado. Si tenemos suerte veremos varios tipos de rapaces (recomendable llevar prismáticos) y si no tenemos prisa disfrutaremos de las distintas especies de plantas y flores que jalonan el camino, espectaculares en esta época del año, con la primavera inundando el ambiente.

Llegamos finalmente al mirador del Vero; una plataforma metálica sobre el barranco desde la que veremos el pueblo y el cañón en todo su esplendor. Desde ahí sólo nos queda subir a Alquezar por un sencillo pero empinado camino. El pueblo está considerado como uno de los más bellos de España y salta a la vista que así es; la colegiata, la iglesia y sus calles bien merecen invertir medio día y disfrutar así de esta villa medieval y su cada vez más amplia oferta de bares, restaurantes y hoteles.

Komentarze

    You can or this trail