• Zdjęcie Subida al Pico Colines
  • Zdjęcie Subida al Pico Colines
  • Zdjęcie Subida al Pico Colines
  • Zdjęcie Subida al Pico Colines
  • Zdjęcie Subida al Pico Colines
  • Zdjęcie Subida al Pico Colines

Moving time  2 godzin 53 minut

Czas  7 godzin 7 minut

Współrzędne 1584

Uploaded 13 kwietnia 2019

Recorded kwietnia 2019

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
2 210 m
1 318 m
0
2,4
4,9
9,79 km

Obejrzane 79 razy, pobrane 6 razy

w pobliżu Torrestío, Castilla y León (España)

En la carretera del Puerto Ventana, tomamos el desvío a la derecha por el Camino de Cuspasante, unos 500 m antes del desvío a Torrestío. Subimos por la pista 2,5 km y aparcamos los coches.
Es entonces cuando iniciamos la ruta, a pie hasta los 1.600 m de altitud, y a partir de ahí foqueando.
El grupo está formado por 4 avezados esquiadores de montaña, y un novato en las lides. Los avezados: Paco el artista, Jesús el eremita, Melqui el de las cervezas, y un servidor el del vino. El novato, Pepe el de Robledo, que sube con motor eléctrico.
El día es magnífico, y aunque la nieve escasea en la parte más baja, a partir de 1.700 m se hacen notar las nevadas y el frío de los últimos días, y las palas que vamos a esquiar después del foqueo tienen un aspecto impresionante.
El eremita nos sorprende tomando un camino en solitario, y sube a destino desconocido con los crampones y los esquís aún en la mochila. Mientras, los otros 4 comenzamos las duras rampas que nos llevarán a los más de 2.200 m del Pico Colines, posiblemente un destino entre los cinco top del esquí de montaña en Babia.
Tras casi 900 m de desnivel vertical, y tras asistir al espectáculo del artista, iniciando al novato en las lides de subir por la línea de máxima pendiente, hacemos cumbre.
Las vistas son impresionantes: estamos junto a los Fontanes y el Pico Prau, con más de 2.400 y 2.300 m respectivamente. Más al norte nos quedan los Huertos del Diablo, que superan los 2.100 m, y podemos contemplar toda la carretera del Puerto Ventana, hoy llena de motoristas, y hacia el sur las palas cargadas de nieve del Cornón y el Alto de la Cañada, que hacen valer su magnífica orientación norte. Más abajo, el Valle de Babia, que empieza a tomar el característico verdor de la primavera.
Tras tomarnos las cervezas de Melqui, que hacen su labor de incremento de la presencia de ánimo para las palas que nos esperan, iniciamos el descenso sin comer, esperando localizar en algún momento al eremita. El novato paga lo que le corresponde con una caída en los primeros metros de bajada, pero se repone con entereza y a parir de ahí nos hace una demostración que le otorgará el título de avezado para nuevas ocasiones.
Tras disfrutar de la mejor nieve que se podría esperar un 13 de abril, y después una nueva demostración del artista, que nos deleita con un mortal en tirabuzón, con accidentado aterrizaje, finalmente encontramos al eremita refugiado al abrigo de unas rocas en La Pierna.
Desde ahí ya disfrutamos todos juntos de la bajada, quizá en las mejores palas por pendiente y orientación, hasta llegar a un sitio adecuado para sentarnos a disfrutar de los bocatas y el Matarromera Reserva 2008 que portaba el del vino.
En fin, el Colines hizo buena su merecida fama, y nos lo guardamos en agenda para futuras salidas de esquí de Montaña en el paraíso babiano.

1 comment

You can or this trail