Czas  5 godzin 34 minut

Współrzędne 1152

Uploaded 21 marca 2016

Recorded marca 2016

-
-
748 m
269 m
0
3,1
6,1
12,29 km

Obejrzane 902 razy, pobrane 18 razy

w pobliżu  Korvanen, Lappi (Suomi)

Duración: 5:30 horas
Salida / llegada: Refugio 5 - Luirojärvi autio-varaustupa (286 m)
Punto culminante: Pico Sokosti (718 m)
Distancias y desnivel cumulado: 12,3 km; +485 m/ -485 m
Dificultad: 3/5 - Gran exposición al viento.
Ruta completa: 2016.03.13-20 - Urho Kekkonen National Park, Finland (8 days)

Viernes 18.03.2016 - Pico Sokosti desde Luirojärvi

Sexto día en el corazón del Parque Nacional de Urho Kekkonen, Finlandia. Hoy viernes, nos levantamos un poco más tarde de lo normal: nuestro propósito es intentar la ascensión del pico más alto del macizo, el monte Sokosti, con una altura de 718 m. Al mirar por la ventana me sorprende descubrir el cielo despejado: pocas horas antes, sobre las 4h de la madrugada, todavía estaba haciendo una buena nevada. Me quedo un rato contemplando las luces rosadas del amanecer: dentro de poco saldrá el sol en el horizonte. Fuera hace 12 bajo cero, con un fuerte viento. Tomamos el desayuno y tranquilamente, nos vestimos con buena ropa de abrigo: camiseta y medias térmicas como primera capa, camiseta térmica luego, polar, pasamontañas y gorro, con pantalón y chaqueta corta viento. Gafas de ventisca, buenos guantes y funda de neopreno para cubrir las botas.

Sobre las 9:30h, salimos del refugio hacia el lago que remontamos en dirección nordeste hasta el río Sokostinoja. Esta noche han caído 10 cm de una nieve polvo muy fría, por lo que en la aproximación al pico (unos 3 km), no llevamos puestas las pieles de foca. Los esquís deslizan con ligereza y en poco tiempo, alcanzamos el río. Un poco antes de la desembocadura en el lago encontramos un pequeño puente de madera totalmente recubierto por la nieve que nos ayuda a cruzarlo. Enseguida después, entramos en el bosque. En pendiente suave al principio, siempre en dirección nordeste. Abrimos traza entre los árboles y para no desviarnos, controlamos con frecuencia nuestra orientación con los GPS. Cuando la pendiente se hace más fuerte, poco a poco, los árboles se van rarificando y aprovechamos para descansar: fuera del bosque nos azotará el viento, así que ponemos las pieles de foca. Y así es: poco a poco, ganamos altura con un fuerte viento lateral. Hace frío: la sensación térmica fácilmente es de 25/30ºC bajo cero. Más arriba, la nieve se vuelve costra y avanzamos con más dificultad; las pieles, por suerte, proporcionan un agarre suficiente. En la niebla más arriba divisamos la cima: con enormes bloques de nieve congelada, esculpida por el viento. Marta, Kim y Francesc paran para calzar los crampones mientras que Valentí y yo decidimos seguir con los esquís. A las 12:30h nos reunimos para, juntos, hacer cima. Estamos ilusionados; la vista desde la cima es espectacular, de la cuenca nevada del lago Luirojärvi a nuestros pies, hasta donde alcance la mirada. Unas fuertes ráfagas de viento azotan la cumbre pero el sol, desde el ataque a la cima, ha salido de entre la niebla. Inmortalizamos el momento con las cámaras y Kim y Marta, huyendo el frío a la par que el viento, inician la bajada. Francesc, Valentí y yo queremos seguir un poco más hasta la antena que se ve un centenar de metros más allá de la cima. El pilar que la constituye, al igual que la pequeña cabaña que se encuentra a su lado están totalmente recubiertos por la nieve y el hielo: este material realmente, tiene que ser fuerte para funcionar en estas condiciones!

Al lado de la antena tenemos cobertura y aprovechamos para contactar con Barcelona. Tomamos un par de fotos más, antes de iniciar el descenso. Sin las pieles, la bajada es rápida, agradable. En poco tiempo alcanzamos la primera línea de árboles y rápidamente, estamos en el lago. En el refugio, el resto de los compañeros nos espera con bebidas calientes; unas lentejas con jamón se están cociendo en los fogones que nos sabrán a gloria!
Después de comer, me quedo traspuesto y me tumbo para echar una siesta. Despertaré a las 18h! ¿De verdad, he dormido tanto?... Ha bajado la luz y fuera el sol se ha puesto detrás de las montañas. Hay una sauna en una cabaña apartada del refugio que los compañeros han estado alimentando en madera toda la mañana para calentarla. Es un placer muy finlandés él de relajarse en una sauna caliente, para luego revolcarse en la nieve apaciguado, limpio! Un espacio de paz y calor en medio de la montaña, lejos de la civilización... Pensar que allí fuera hace tanto frío!

Rápidamente llega la hora de cenar. Han sobrado lentejas del mediodía como varias cosas para picar: fuet, jamón, queso... Y como que hoy hemos conseguido el objetivo, con qué mejor para celebrarlo que una buena botella de Ribera del Duero que llevamos días protegida en la mochila, al lado de una botella de agua tibia para que no se congele! ¿Qué: hoy toca aurora? A lo largo de estos días, hemos aprendido que para observarlas, no se trata tanto de suerte, sino de paciencia: todas las noches o casi, tarde o temprano, aparecen en el norte; el cielo entonces se anima con formas diversas: arcos de luz, caracoles, o estructuras que se parecen a rayos de luz muy alargados y delgados que caen a la vertical del cielo. Durante una noche, una aurora puede comenzar como un arco aislado muy alargado que se va extendiendo en el horizonte, generalmente en dirección este-oeste. Cerca de la medianoche el arco puede empezar a incrementar su brillo y aparecen ondas o rizos en su recorrido. De repente la totalidad del cielo puede llenarse de bandas, espirales y rayos que tiemblan y se mueven rápidamente por el horizonte. Su actividad puede durar desde unos pocos minutos hasta horas y en sitios como en Finlandia, las posibilidades de ver una aurora boreal son muy altas pues dicen que pueden hacer acto de presencia hasta 200 noches al año (para fotos y detalles / vídeos). Cuando se aproxima el alba, todo el proceso parece calmarse y tan solo algunas pequeñas zonas del cielo aparecen brillantes hasta que llega la mañana.

Respecto a la toma de fotos, también hemos ido aprendiendo: Cuatro ajustes básicos para fotografiar Auroras
Esta noche me quedo lo más tarde posible en el refugio, acumulando calor, antes de posicionarme en el lago donde puedo disfrutar de una amplia vista sobre todo alrededor. Hace 14ºC bajo cero, sopla un ligero viento, pero voy bien abrigado. En función de la intensidad de la aurora disparo entre 2.000 y 4.000 ISOs, entre 1.6 y 14 sec con la focal más baja de mi objetivo, en mi caso: 4 (Nikon 24-120mm f/4 VR G). Demasiados ISOs y se quemará la nieve; demasiado pocos y es todo el paisaje que saldrá gris, o con poca vida. Cuantos más segundos, más difuminada saldrá la aurora: no hay que olvidar que una aurora boreal es un fenómeno en constante evolución. La de hoy es de poca intensidad, muy difuminada en el horizonte, así que opto por una mayor sensibilidad y un menor tiempo de exposición: 3.200-5.000 ISOs / 1,4-1,6 sec. Al cabo de media hora es todo el cielo que finalmente se ilumina y rayos que hasta ahora se habían quedado en el horizonte de repente perforan el espacio encima de mi cabeza, como flechas verdes y lilas... Todo un espectáculo! Cuando no puedo más, disparo una última exposición y me vuelvo corriendo hasta el refugio. Al entrar, el vaho enseguida se congela en la pantalla y en el objetivo. Son las 23:15 h y los compañeros ya están acostados. Soplo la última vela: buenas noche Finlandia...
- - - - - - - - - -
Nota sobre las reservas: El centro de montaña de Kiilopää, a 250 km al norte del círculo polar ártico y a media hora de la ciudad de Ivalo, asegura las reservas en los refugios del Parque Nacional y entrega las llaves para los varaustupa (refugios cerrados). Es también el punto de información principal en el Saariselkä.

Centro de montaña de Kiilopää
Kiilopääntie, 620
FI-99830 Saariselkä - FINLAND
Tel: +358.16.670.0700
Mail: kiilopaa@suomenlatu.fi
Conexiones por avión, tren y autobús


.

Komentarze

    You can or this trail