-
-
2 393 m
984 m
0
18
36
71,28 km

Obejrzane 3978 razy, pobrane 125 razy

w pobliżu  Agouti, Tadla-Azilal (Morocco)

Nuestra primera experiencia en BTT fuera de la Península Ibérica. Espectacular ruta por Marruecos, por el Alto Atlas, una aventura en mayúsculas, por unos parajes maravillosos (aún con nieve en los picos más altos del imponente Macizo del Atlas, fiel compañero de viaje), pero lo mejor del viaje, ha sido, sin lugar a dudas, haber podido entrar en contacto con sus gentes.
Nos encontramos con un país que se está modernizando, las pistas poco a poco se estan asfaltando, la elecricidad, la cobertura móbil, y otros avances están llegando a esta remota zona del país, pero por suerte, aún mantiene intacto su encanto, tradiciones y la la grandeza de sus gentes.
Buscando ruta para este año, de casualidad, contactamos con una agencia en España que se dedica a realizar tous por Marruecos, en acuerdo con un guía local, Kahala (también dueño del Hotel Izlane donde haremos noche en Imilchil), quien se encargó de toda la infraestructura de la ruta, junto con 2 ayudantes, a los que solo tenemos palabras de agradecimiento, sin su apoyo, la ruta no sería posible, al contar con el apoyo de 2 jeeps 4x4 que nos hacen de cobertura por si tenemos cualquier incidencia y se encargan toda la logística de la ruta (llevarnos el equipaje, avituayamientos (una delicia a base de fruta, dátiles y frutos secos), comidas en medio de la etapa (cada una en un paraje inigualable), .... Destacar la “aventura” que tuvimos en la 4ª etapa, donde un crecido Assif Melloul anegó algunos tramos del camino por su cañón y el largo ascenso del 5ª día por un puerto hasta unos increïbles 2,776 m de altitud, una experiencia nueva para la mayoría de nosotros, la corta excursión que realizamos el 5º día por la tarde, un corto descenso a pie por la garganta del río Arouz “Gorges d’Arouz”, a las afueras de Agouti, donde hacemos noche.
Tras la última etapa, llegamos de nuevo a Marrakech donde haremos noche y podremos recorrer sus calles al día siguiente, en el que regresaremos a Barcelona.


TRANS ATLAS 2012 (Etapa 6): AGOUTI - DEMNATE
TRANS ATLAS 2012 : descenso a pie por las GORGES D'AROUZ (AGOUTI, tarde del día de la etapa 5)
TRANS ATLAS 2012 (Etapa 5): ZAOUIA AHANESAL - AGOUTI
TRANS ATLAS 2012 (Etapa 4): ANERGUI - ZAOUIA AHANESAL
TRANS ATLAS 2012 (Etapa 3): IMILCHIL - ANERGUI
TRANS ATLAS 2012 (Etapa 2): TAGOUDIT - IMILCHIL
TRANS ATLAS 2012 (Etapa 1): MIDELT - TAGOUDIT


LA ETAPA
Ùltima etapa de esta preciosa y espectacular ruta por el alto Atlas central, pero no por ello la menos dura, como pudimos comprobar. Subiremos el último gran puerto de montaña que nos dejará de nuevo por encima de los 2.400 metros, cruzaremos algunoas aldeas y finalmente, tras superar otro puerto, no tan exigente como el primero, afrontamos el final de la ruta por una horrible pista, en un peligroso y largo descenso, complicado por el mal estado de la pista, llena de peligrosas roderas de coches peovocadas por las lluvias que hicieron caerse a más de uno, aunque por suerte, sin consecuencias para nadie ni para las bicis.

Los primeros kilómetros del día, son en ligero ascenso saliendo de Agouti, para luego encarar un buen tramo de bajada, todo por carretera, hasta que iniciamos el ascenso del último gran puerto de la ruta, el Tizi-n-Tirguist (no confundir con el puerto del mismo nombre entre Zaouia y Agouti, y que cruzamos en la etapa anterior). Larga y dura subida, con algunos tramos técnicamente bastante complicados por el estado del terreno, que nos lleva hasta los 2.407 m de altitud.
En la cima del Puerto, junto a una cabaña de pastores, se encuentra un interesante yacimiento de grabados rupestres sobre unas rocas, que visitamos. Las vistas del macizo del M'Goum son espectaculares, aún con un buen manto de nieve en sus cotas más altas, lo que lo hace más espectacular si cabe.
Bajada técnica hasta la aldea de Tirsal. La subida hasta el pueblo es corta, pero muy dura, enseguida lo dejamos atrás y continuamos subiendo un buen rato hasta un collado. Iniciamos un largo descenso hasta la aldea de Ait Tioutline, donde empieza la subida al último puerto de la etapa, y de la ruta, bastante más corto y menos exigente que el primero, pero la etapa se está haciendo dura, es un rompepiernas así que se nos hace bastante pesada.
Para colmo del día, cuando pensábamos que las dificultades del día ya estaban todas superadas y solo nos quedaba la última bajada hasta el fin de la etapa, algunos de nosotros nos perdemos durante el largo descenso. En mi caso, juntoa Joan, al inicio del desscenso por una pista ancha y recién construïda, nos pasamos el desvío hacia la pista que nos llevará hasta el final de la ruta ( la he dejado marcada en el track ya que luego nos confirmaron que esta pista finaliza junto a la “oficial”), y continuamos por ella unos 2 kms hasta percatarnos de nuestro error, y es una lástima, ya que la “pista” por la que hacemos el último descenso, largo, penoso, cansado y peligroso, está en muy mal estado, las lluvias han dejado marcadas muchas roderas y encima, hay bastantes piedras sueltas. En ella varios miembros del grupo sufrieron caídas, todas por suerte, sin consecuencias negativas, sin lugar a dudas, un durísimo final de etapa.
Llegados a la carretera R-302, rodamos por ella poco más de 200 metros hasta cruzar el Puente sobre el río, y junto a él, montamos las mesas y disfrutamos de la última comida en el Atlas. Cargamos la bicicletas en los Jeep y por carretera llegamos de nuevo a Marrakech, donde dormiremos y tendremos el lujo de pasar un día entero haciendo turismo por sus calles, el Zoco y disfrutando de la maravillosa y única plaza de Djemaa El Fna.
Recomiendo de nuevo la opción de continuar por la nueva pista recientemente construïda, ya que finaliza en el pueblo junto al que paramos a comer, y està en perfectas condiciones.

MARRAKECH.
La gran ciudad del suroeste de Marruecos que da nombre a este reino. Capital de la región Marrakech-Tensift-Al Haouz, situada en una encrucijada de caminos que une el Atlas, el Sahara y el Atlántico.
La llamada “Ciudad Roja” es una de las más emblemáticas del país, moderna y tradicional a la vez, organizada y caótica, opulenta y mísera... Una ciudad de contrastes que fascina a los viajeros por su diversidad.
Es una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos, ya que ha sido capital de varias dinastías del reino. En ella se unen las dos culturas mayoritarias que pueblan el país, la árabe, más instalada en llanuras, ciudades y zonas de fácil acceso y la amazigh (bereber) que suele poblar las duras montañas, el desierto y las áreas de difícil acceso, zonas a las que se trasladaron tras la invasión de la cultura árabe.
Su centro neurálgico es la plaza Jmaa el Fna alrededor de la cual se extiende la medina antigua, rodeada por una vasta muralla de la época de los Almorávides, uno de los pocos vestigios que quedan de esta dinastía después de la devastación que llevaron a cabo en la ciudad sus sucesores, los Almohades, al convertirse en dinastía dominante. En sus zocos podemos encontrar los más diversos productos de todo el país y del extranjero, una sucesión de comercios de todo tipo se reparten a lo largo de muchos de los callejones de la medina, vendiendo babuchas, chilabas, lámparas, joyas, antigüedades, especias, cosméticos naturales... Productos que son ofrecidos a los viajeros por los insistentes comerciantes, hábiles vendedores capaces de convencer a cualquiera de la absoluta necesidad de adquirir uno de los artículos de su bazar. Hay que tener en cuenta que algunos de los productos que se venden en estas tiendas son o provienen de especies protegidas, o incluso pueden ser productos ilegales, el turista debe tener en cuenta la ley a la hora de hacer sus compras y respetarla con la máxima rigurosidad, tanto por responsabilidad con el medio como para evitar problemas en la frontera.
En la misma plaza hay a diario todo tipo de espectáculos, curanderos, encantadores de serpientes, puestos de comida, aguadores... Declarada por la UNESCO Patrimonio Oral de la Humanidad. También desde ella podemos disfrutar de vistas de la mezquita Koutoubia, una de las obras más importantes de la arquitectura hispano-morisca, construida por el Almohade Yusuf Al Mansur, con su gran minarete de 70 m. gemelo de la Tour Hassan en Rabat y de la Giralda en Sevilla. Otros monumentos se reparten por la medina, palacios como el Bahía o el Badi, del que sólo quedan algunos restos, museos como los de Dar Si Said o el de Marrakech, la Medersa Ben Youssef, las tumbas Saadíes...
La ciudad moderna, modelo de urbanismo en Marruecos, contrasta con la antigua por el orden que la caracteriza, amplias avenidas sombreadas por naranjos con medianas floreadas, jardines que se reparten cada pocos metros, en los que los habitantes huyen del humo de los miles de coches que inundan la ciudad y del calor del verano, campos de olivos y naranjos a poca distancia del mismo centro... A lo largo de la ciudad moderna se reparten todo tipo de servicios para el turismo, hoteles de todas las categorías, restaurantes, locales de ocio, Marrakech ofrece la posibilidad de pasar la noche más animada que podamos encontrar en Marruecos.
Al atardecer, como casi todas las ciudades de Marruecos, la ciudad se ve invadida por todos sus habitantes que salen a la calle a pasear o que regresan a sus casas después del trabajo, motos, coches, carros y bicis se ven inmersos en un caos circulatorio que poco a poco va dejando paso a la tranquilidad de la noche.

Komentarze

    You can or this trail