-
-
274 m
3 m
0
12
23
46,36 km

Obejrzane 1373 razy, pobrane 50 razy

w pobliżu La Rabia, Cantabria (España)

Tomamos la salida al nivel del mar, junto a una de las marismas del Parque natural de Oyambre, al lado de Comillas. Después de un tramo por la carretera hacia Santillana del Mar atravesando Comillas, en Tramalón tomamos el desvío, e iniciamos la subida, primero por una carreterilla de esas que sólo van a caseríos y prados, y después por una pista en ocasiones con bastante piedra suelta y roca desnuda que hace las veces de pavimento.

La pendiente, aunque exigente, es llevadera y se puede hacer sin echar pie a tierra, con paciencia y manteniendo el equilibrio para esquivar los pedruscos, hasta que alcanzamos el primero de los collados del día, en el borde de una gran sima de más de un kilómetro de diámetro cubierta de vegetación. Bordeando por una pista bastante agreste con una densísima vegetación a los lados, subimos hasta el segundo collado, que separa la sima que venimos bordeando de otra aún más grande conocida como "Hoyo de Pilurgo".

Desde este collado bajamos por una pista -que es casi un terraplén-, cubierto de grandes pedruscos sueltos, hasta el trazado del antiguo ferrocarril minero de las minas de Udías. Tras una parada para echar un vistazo a las edificaciones abandonadas del Pozo Peñamontero, seguimos el magnífico y espectacular trazado, tallado en la roca, del antiguo ferrocarril. Hay que atravesar un par de túneles de algo más de un centenar de metros, en los que hace falta luz, sobre todo en el segundo que es en curva y no se ve la luz del final.

Al llegar al final de la via verde, tomamos la carretera que atraviesa el pueblo de Toporías, y subimos hasta el comienzo de una pista que va cresteando y finalmente baja por la ladera, viendo ya el valle del Saja a nuestra derecha, hasta llegar a la localidad de Casar, en el fondo del valle.

Desde allí, en vez de seguir la carretera general hasta Cabezón de la Sal, optamos por recorrer una senda que discurre por la ribera del Saja, hasta una espectacular pasarela peatonal (un auténtico puente), para cruzar al otro lado del Saja, y llegar a Cabezón por carreterillas.

Saliendo de Cabezón afrontamos la última subida del día, remontando el curso del arroyo de las Navas, por un valle precioso, y una pista en perfecto estado. Al comienzo del valle se ve a la derecha (justo después de pasar bajo la autovía) un bosque de sequoias, único en España, creado en los años 40; aunque queda un poco a desmano, merece la pena ver tantos árboles inmensos juntos. Alcanzado el collado, una vertiginosa bajada hasta el pueblo de Rioturbio, y, tras cruzar uno de los meandros de las marismas de Oyambre, regresamos al punto de partida.

Komentarze

    You can or this trail