Pobierz

Długość śladu

58,6 nm

Suma

29 m

Poziom trudności

Średni

zejść

29 m

Max elevation

28 m

Trailrank

39

Min elevation

-18 m

Trail type

Loop

Czas

3 dni 25 minut

Współrzędne

18413

Uploaded

29 kwietnia 2021

Recorded

kwietnia 2021
Be the first to clap
Share
-
-
28 m
-18 m
58,6 nm

Obejrzane 24 razy, pobrane 0 razy

w pobliżu Gaboto, Santa Fe (Argentina)

El atractivo de este recorrido fue incursionar en dos Parques Nacionales. El Parque Nacional Predelta y el poco conocido PN Islas de Santa Fe cuyo acceso es únicamente por agua.
El punto de partida fue el bucólico pueblo de Puerto Gaboto, aguas arriba de la desembocadura del río Carcarañá en el río Coronda. Muy pero muy lejos de las multitudes de Rosario y de los puertos del complejo agroexportador. Esta vez por temas de salud dejamos en tierra firme a Hugo compañero de todas las incursiones por las islas por estos barrios.
Que mejor para ver cada detalle del paisaje que ir río arriba. Zarpamos de la playa de los pescadores a eso de las 11, decenas de canoas amarradas y los últimos pescadores que se arrimaban a la orilla para vender la pesca de la mañana. Tiempo impecable salimos muy cargados para 4 días de independencia y libertad absoluta, cruzamos el Coronda en el sector más angosto y empezamos a remontar el río por la orilla de enfrente. De ahí se disfruta la vista del pueblo y las barrancas del río, después me fui adentrando en la maraña de riachos que hay por las islas. Elegí el riacho Las Cañas que alguna vez habíamos bajado en la travesía de Coronda a Baigorria. La margen derecha es baja y seguramente se inunda con los desbordes del enorme complejo de lagunas dónde nace el río Coronda. La margen izquierda es alta, tiene monte de espinillos y hay un par de casas bien instaladas, me tentó con hermosos lugares para acampar pero era demasiado pronto.
Mas o menos a una hora pasamos por un sector bajo donde hay varios riachos que confluyen y por el que estaba algo preocupado pensando en que pudiera estar tapiado de camalote. Debido a la bajante muchos arroyos estaban cerrados. No es el caso del riacho, solamente por la intensidad de la corriente. También la vegetación de las costas estaba exuberante y era difícil ubicar lugares para bajar incluso para hacer un almuerzo rápido. Terminamos almorzando a eso de las tres de la tarde después de dejar pasar un lindo montecito de espinillo que estaba muy alto, teniendo en cuenta que el río está casi dos metros menos que su altura media. Buscamos un lugar para hacer noche lo más temprano posible sacrificando algo de avance, primero porque veníamos de madrugar cargar el kayak y manejar cuatro horas.
La otra razón, atento a las recientes lluvias era evitar el aluvión de mosquitos. Encontramos una bajada de ganado bien firme y despejada y un par de timbocitos. Lugar ideal, armamos campamento, juntamos leña y nos dedicamos a picar algo para la cena todavía con el sol arriba de una enorme laguna que estaba atrás del albardón. Fue un buen final para una dura jornada que arrancó a las cinco de la mañana con la carga, cuatro horas de ruta y la remontada de casi 27 Km en medio día y con el kayak a full de carga. Terminamos de cenar todavía con algo de sol con una vista privilegiada del arroyo y las bandadas de Sirirí silbando por arriba de la cabeza. Se descansó bien y al día siguiente antes del amanecer ya estábamos levantando el campamento. La leña de la noche anterior sirve para iluminar el campamento y darle un poco de calorcito al espíritu y al desayuno.
El segundo día zarpamos temprano recuperados físicamente, el río corría con bastante intensidad y se formaban fuertes remansos en los afluentes. Durante la mañana pasamos por un sector poblado dónde la mayoría de las casas se encuentran habitadas. Un afluente de tosca que aparece sobre nuestra izquierda está marcado porque es digno de parar un rato, después seguimos remontando. A medida que nos acercamos al Paraná las orillas se ponen más bajas y los camalotes se ensanchan hacia el medio del río, la corriente no cede. Hay una casa grande sobre la izquierda y un remanso muy grande, el segundo remanso es en la desembocadura del arroyo el Laurel que viene del Paraná más arriba. Yo prefierí seguir por el Paranacito y llegar antes al Paraná. Salimos casi a mediodía, se veía la enorme playa de arena dónde pensábamos almorzar mañana. La verdad es que remontar el Paraná era mucho más llevadero que el arroyo. Bordeamos una costa baja tapada de alisos y nos fuimos metiendo por atrás de las islas, en la medida que el brazo se estrecha, la costa es más alta. El tema es que había varios lugares ya ocupados por pescadores. Paramos en un bosque de sauce bastante viejo y muy castigado por los incendios del invierno. El piso esta casi despejado, me costó encontrar ramitas para cocinar el almuerzo. Hervimos unas verduras y sacrificamos la primera provoleta, vino y siesta en la hamaca. Habíamos pasado la parte dura del día, zarpamos tipo cuatro y apenas dejamos la última isla a estribor el Paraná pega una vuelta muy fuerte y hay unos espectaculares bancos de arena. ¿para qué buscar otro lugar? Son las 5 y armamos campamento, secamos la carpa que se guardó mojada por el rocío acomodamos el equipo y descansamos. A la noche salimos a caminar por el arenal a la luz de la luna. Fue una noche algo sobresaltada por algunos pescadores que andaban con motosierra y se les daba por hablar a los gritos. Se extraña la tranquilidad del arroyo. La otra alteración nocturna fueron los motores de los empujes, pegar la vuelta con 20 barcazas exige una aceleración descomunal que retumba el piso y el tráfico estaba a full no se si por la cosecha o qué, pero pasaron más de 10 convoyes. En algún momento me preocupó el cruce del río.
Amanecimos con una fogata épica que iluminaba todo el lugar. Había mucho rocío así que levantamos todo mojado y antes que salga el sol zarpamos. El desayuno fue tranqui, pensando en una parada de media mañana. La idea era explorar el riacho de Las Mangas. Tenía como referencia la punta de la isla a la que llegué cuando empezaba a clarear. Remonté apenas y estaba el cartelito del PN Predelta en la entrada del arroyo. Costó un poco porque había unas chilcas que arraigaron en el cauce con la bajante y un árbol tumbado con una cortina de enredaderas. Pasamos todo eso y entramos con el agua del Paraná, un paraíso de laureles, timbúes, alisos, sauces. No se veía mucha fauna lamentablemente, pero los pepiteros vociferaban por todos lados. Pensé navegar una hora y salir, pero ahí nomas pasando el puesto de Parques el riacho se tapizó de Salvinias una plantita flotante que dificulta bastante la navegación. Aprovechamos para sacar algo de basura flotante, increíble que haya llegado hasta ahí y pegamos la vuelta. Salimos al Paraná buscando los otros arroyos, el que hace del límite del Parque estaba tapiado, pero hay otro que se llama El Infierno que es ancho y correntoso con una casa en la entrada. La punta antes de la cancha larga está muy turbulenta, para peor me cruzo con un empuje remontando que me deja un descalabro importante. Cuando se tranquiliza un poco el agua ya estoy frente a la playa que veía ayer al mediodía. De cerca es más linda con unos espinillos atrás, de más cerca está llena de basura. Secamos el equipo armamos una fogata y sale segundo desayuno ahora con café con leche, alfajor fruta y bien sentado. Aprovechamos el resto de la fogata y las ramas de espinillo que dejaron al sacar leña y hacemos una super fogata para quemar toda la basura, no es lo más recomendable pero queda limpio
El Paraná baja lindo, se avanza mucho. No hay viento y tampoco hay riachos para entretenernos. Nos metemos por atrás de unas islas y casi sin darme cuenta llego a una hermosa playita ideal para almorzar. Deben ser las 11 pero no está para despreciar y no estamos muy apremiados por el plan de viaje. Sale fueguito con escasa leña, silla a la sombra de los Alisos, pesca y almuerzo con matambre a la parrilla (usando el carbón de emergencia que siempre nos saca de apuro). Muy relajado salimos río abajo. Estuvimos explorando la boca de un riacho que sale sobre la izquierda y en esa costa que es alta crece un bosque de Timbó y Laurel. No hay Ingás como en Corrientes, esperamos verlos. El río está planchado y no corre una gota de viento cruzo el canal en diagonal en una zona con buena visibilidad y me adelanto a una regata que bajaba por el río. Los veleros venían a la deriva tratando de inflar las velas con el escaso viento. Me sorprende una cortina de Eucaliptos y una playita, me acerco y descubro que es el puesto “El Rico” del Parque Nacional Islas de Santa Fe. Que esperaba llegar más tarde, deben ser las cuatro.
De andar por la isla estoy casi inmunizado a los mosquitos, ya nos conocemos y tenemos una convivencia amigable, pero desde que puse un pie en tierra no no me dieron respiro. Despues de tres días solo hubiera estado bueno encontrar algún Guardaparque para charlar un rato, pero se ve que estaban de licencia por el feriado y no había nadie. Acampé donde se podía, no hice fuego y aproveché para recorrer un poco. Atrás hay una laguna con Irupés y al costado del parque sale un sendero muy bien mantenido que debe tener unos 2Km. Eran como las seis y estaba atardeciendo, me bañé en el río y siempre con la nube de mosquitos encima me metí en la carpa para descansar un rato, de la remada, de la caminata y de los mosquitos. Cené muy temprano y antes del amanecer ya estaba con medio campamento desarmado, un desayuno rápido y al agua. Hoy era todo a favor excepto el segundo riacho que es un brazo del Paraná y que tuve que remontar para pasar por atras de la isla y no quedar aguas abajo del Riacho de los terneros. Un Domingo de Pascua impecable, pleno sol sin viento el río era un espejo. Llegamos a la boca del riacho De los Terneros a mediodía, paré en la boca a tomar algo y estirar las piernas. Esos lugares concurridos suelen ser un juntadero de mugre y este no era la excepción, así que salimos lo más rápido posible. En el riacho que corría fuerte a favor me cruce con 7 lanchas, un record. Ni por acá cerca Escobar se ve semajante tráfico. A primera hora de la tarde recalamos en la playa de los Pescadores de Puerto Gaboto y emprendimos el regreso por tierra,
Kemping

Campamento 1

Piknik

WP Almuerzo 2

Piknik

WP Almuerzo 3

Skrzyżowanie

WP boca arroyo El Laurel

Skrzyżowanie

WP Boca arroyo Paranacito

Flora

Boca arroyo lindo

Skrzyżowanie

Boca del Riacho de los Terneros

Skrzyżowanie

WP Boca Riacho Las Mangas

Kemping

WP Campamento 2

Waypoint

WP Linda Playa

Kemping

WP Campamento 3 Seccional 'El Rico' PN Islas de Santa Fe

Komentarze

    You can or this trail