• Zdjęcie Maratón Aldeas de Ayna.
  • Zdjęcie Maratón Aldeas de Ayna.
  • Zdjęcie Maratón Aldeas de Ayna.
  • Zdjęcie Maratón Aldeas de Ayna.
  • Zdjęcie Maratón Aldeas de Ayna.
  • Zdjęcie Maratón Aldeas de Ayna.

Współrzędne 2213

Uploaded 1 listopada 2019

Recorded listopada 2019

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
1 112 m
623 m
0
11
21
42,39 km

Obejrzane 146 razy, pobrane 1 razy

w pobliżu Ayna, Castilla-La Mancha (España)

Maratón Trail Aldeas de Ayna

Ayna es un privilegiado enclave arropado en lo más profundo de la garganta del río Mundo. La singular oreografía de peñas, collados y valles que salpican la zona hacen de Ayna uno de los pueblos más pintorescos de la provincia, un verdadero disfrute para los sentidos.

La cita es en la plaza Mayor. Al despunte del alba los más madrugadores, Yolanda y David, esperan a Paco y Miguel que hoy se han retrasado algo. Hay que llegar a comer y no sabemos si habrá tiempo suficiente. Lo llevamos todo muy medido.

El principio de la ruta tiene una serie de subidas y bajadas, no demasiado exigentes, a lo largo de caminos y sendas bien trazados, entre un denso bosque de pinos y encinas, de matorral bajo.

Salimos de Ayna por el Barranco Alto. Ascendemos por El Colmenar hasta llegar a La Casa de Lo Alto y posteriormente a La Sarguilla.

En la Maratón de las Aldeas no podían faltar la visita a La Noguera y La Navazuela, a las que llegamos por un camino bien trazado y en suave ascenso.

Continuamos por un denso bosque de pinos, desde donde se contempla una espléndida panorámica del Padrastro de Bogarra, la Peña de la Albarda y el Cordel de las Almenaras. A nuestros pies, en las proximidades hacia el Rincón del Conde, queda el cruce de las varias cañadas, que ocasionalmente llevan agua, entre ellas principalmente la Cañada de Haches.
Y frente a nosotros se extiende en toda su grandiosidad la explanada que ocupa la aldea de La Dehesa.
Descendemos por el paraje de la Olivica hasta ella.

En este punto se nos unen Juan y Fernando, dispuestos a correr la última medio maratón.

Sin cruzar la carretera de Bogarra, nos encaminamos hacia El Rubial.

Estamos en una zona de pistas y monte donde seguir templando el cuerpo y familiarizándonos con el terreno. Pasamos por un bonito valle de cultivos donde comienzan a despuntar las primeras siembras.

Continuamos paralelos a la carretera de Bogarra y comienza una exigente hasta llegar a El Griego, donde tenemos una senda idílica. Senda larga y limpia para disfrutar, con apenas un paso en roca y un par de troncos que quedaron cruzados en el camino, como obstáculos destacables. Discurrimos en ocasiones por una rambla con algo de arena y en ocasiones paralelos a ella. Imprescindible dejarse llevar y disfrutar del canto de los pájaros y del viento en la cara.

Ya estamos en la Fuente de la Parra, donde podemos pasar un rato de esparcimiento. El tramo desde El Griego aquí se nos pasa rápido.

Seguimos el camino, que poco a poco se difumina, y para nuestro deleite nos deja inmersos en una nueva senda. Un poco más pedregosa en algunas zonas y algo más exigente que la anterior, pero con unas preciosas vistas a su paso por la casa del Arroyo de Los Gatos, donde se abre el valle y la sierra de Ayna se muestra grandiosa.
Preciosas vistas en dirección a algunas terrazas escondidas en lo alto de Royo Odrea. Terminamos de bajar hasta el río por empinadas cuestas de cemento rayado.
Lo cruzamos y tenemos una bonita subida por senda hasta Las Hoyas, donde nos encontramos por primera vez con el canal que abastece la central hidráulica de Híjar. Obligada visita al Mirador de los Infiernos, que tenemos en pleno trazado y nos ofrece una envidiable vista de todo el Cañón del Río Mundo, con Royo Odrea a un lado, el puente de la carretera a nuestros pies y Ayna a la derecha. Frente a nosotros se yerguen imponentes, junto al cañón de la Fuente La Parra, dos altivas peñas.

Todo el valle del río desde Ayna a Los Cárcavos es una sucesión de encantadores rincones y será tarea de hoy disfrutarlos. Debido a su especial ubicación y lo abrupto del terreno los ayniegos han esculpido terrazas destinadas a cultivos que entrelazan con angostas sendas, y por ellas corrimos hoy.

Seguimos el GR67, sendero de gran recorrido que une Alcaraz con Hellín, hasta llegar a una casa junto al río. Tenemos que abrir y volver a dejar cerradas dos puertas metálicas que impiden el paso de las cabras. Junto al río seguimos por una preciosa senda y contemplamos algunos enclaves donde se rodó la famosa película de José Luis Cuerda “Amanece que no es poco”. Subimos al pueblo por una de sus innumerables cuestas empinadas. En esta ocasión decidimos hacerlo por el barrio de la Cruz del Molino donde está la ermita del Santo Cristo de Cabrillas. Y desde aquí al lugar de donde partimos, ya sin aliento.

Terminamos así una dura, preciosa e inolvidable ruta en lo más recóndito de la sierra de nuestra provincia con el agradecimiento especial a Carmen y Emilio por su inestimable ayuda en cada aldea encargándose de los avituallamientos.

Por último, ya sólo nos queda dar buena cuenta de unos huevos con patatas y unas chuletas a la brasa en Casa Segunda, para poner así el colofón a un gran día.

Salud y kilómetros!!!

2 Opinie

  • Zdjęcie Marcos C

    Marcos C 2019-11-05

    Gracias Antonio por compartir estas rutas.

  • Zdjęcie Antonio Denia

    Antonio Denia 2019-11-05

    A ti Marcos. No tiene mucho desnivel, pero pasa por casi todas las aldeas de Ayna. Para disfrutarla.

You can or this trail